960 725 026 clientes@talenmo.es

Ventas Agile: cómo vender más hoy

¿Quieres convertirte en un verdadero experto en Ventas Agile?

No pierdas la oportunidad de mejorar y potenciar los procesos de venta comercial y potenciar tus habilidades de comunicación con el cliente.

Qué es la innovación

La innovación es un proceso que modifica elementos, ideas o protocolos ya existentes, mejorándolos o creando nuevos que impacten de manera favorable en el mercado.

La innovación es un concepto muy ligado al ámbito empresarial. Innovar es mejorar lo que existe, aportando nuevas opciones que suplan las necesidades de los consumidores, o incluso crear nuevos productos con el fin de que tengan éxito en el mercado.

A través del conocimiento de los productos, del mercado, del aporte de valor de la empresa, de las necesidades de los consumidores se pueden establecer una serie de cambios y criterios para innovar en ellos y que sean útiles en el mercado.

Importancia de la innovación

En una sociedad en constante cambio y continua evolución como en la que nos encontramos quedarse parado supone una regresión. Si el panorama está cambiando y seguimos haciendo lo mismo lo más probable es que nuestra empresa esté abocada al fracaso y a la desaparición. En este sentido, innovar se ha convertido en una necesidad, llegando a considerarse como el verdadero motor de la empresa.

IBM publicó un estudio (The Global CEO Study) realizado a más de 1500 consejeros delegados de compañías y administraciones públicas en más de sesenta naciones y 33 industrias, para determinar cuál era la habilidad de liderazgo más importante para su negocio, siendo la creatividad, en estrecha relación e interdependencia con la innovación, la más recurrida y votada.

Este estudio también citó que los directivos creativos tenían una probabilidad del 81% más alta que otros de valorar la innovación como una capacidad crucial de la empresa.

Beneficios de la innovación

La innovación se resalta como una capacidad determinante para las empresas, en la medida en que se ha convertido en su motor más importante de transformación y crecimiento. Esto se refleja en los múltiples beneficios que aporta a la empresa:

  • Incrementa el beneficio/los márgenes.
  • Diversifica el producto.
  • Diferencia el producto.
  • Ofrece la posibilidad de una mayor satisfacción de las necesidades de los clientes.
  • Logra una mejor fidelización de los consumidores.
  • Permite el mantenimiento o incremento de la cuota de mercado.
  • Asegura una posición estratégica en el mercado.
  • Facilita el uso de nuevas oportunidades de negocio.
  • Permite el desarrollo de mercados.
  • Ofrece servicios personalizados a los consumidores.
  • Incrementa la ventaja competitiva.

Es importante y necesario que la innovación contenga dos propiedades fundamentales:

  • Que las ideas innovadoras sean apropiadas al contexto.
  • Que estas ideas estén implantadas con éxito, de forma que aporten valor respecto de lo anterior.

En base a las ventajas que implica, la innovación es creatividad implantada con éxito de forma que produzca un valor añadido.

Áreas en las que se puede aplicar la innovación

Desarrollo de producto

En este caso la innovación se dirige a mejorar los productos existentes. Por ejemplo: fabricar productos con envoltorios que mejoren su durabilidad.

Mejora y automatización de procesos

Es la innovación 

Transformación digital

Desarrollo de nuevas tecnologías o aplicaciones tecnológicas

Si se puede innovar en el aspecto social, comercial, de organización, también se puede mencionar el hecho de hacerlo en el aspecto tecnológico a través de la utilización de técnicas de fabricación de producto, de maquinaria o herramientas que aporten valor al producto y se obtengan novedosos resultados. Por ejemplo: utilizar la inteligencia artificial para desarrollar y mejorar productos ya existentes.

Transformación organizacional

La innovación no solo puede responder al hecho de mejorar o crear un producto que revolucione el mercado, sino que también se puede aplicar a la organización de la propia empresa. Esto se puede llevar a cabo a través de la planificación de la propia organización, las tareas y las relaciones internas y externas con la empresa. Aplicar mecanismos y una base de trabajo que incluya la innovación en su puesta en marcha. Por ejemplo: incluir nuevos softwares de apoyo a la gestión empresarial, nuevas formas de contacto con los clientes, a través de aplicaciones, correos electrónicos personalizados.