960 725 026 clientes@talenmo.es

¿Qué es una organización Agile?

Una organización AGILE es aquella que es capaz de responder rápidamente al cambio. Es flexible, adaptable y capaz de pivotar (adaptarse rápido y realizar cambios e iteraciones rápidas en los procesos) cuando sea necesario. Una organización AGILE funciona de forma iterativa, mejorando y creciendo constantemente. Se centra en las necesidades y en los comentarios de los clientes, se reinventa constantemente para mantenerse a la vanguardia. 

Una organización AGILE siempre está aprendiendo y evolucionando, es rápida. En el cambiante entorno empresarial actual, ser ágil es esencial para el éxito.

¿Qué significa Agile?

En su nivel más básico, una organización ágil es aquella que es capaz de adaptarse rápidamente a las circunstancias cambiantes. En el mundo empresarial, esto suele significar ser capaz de responder rápidamente a las fluctuaciones del mercado o a las amenazas de los nuevos competidores. Para ser ágil, una organización debe tener un cierto grado de flexibilidad en sus operaciones. Esto puede manifestarse de varias maneras, desde tener una estructura organizativa plana hasta utilizar los principios de la fabricación ajustada. La agilidad también requiere una estrategia de comunicación eficaz, para que todos los miembros de la organización estén al tanto de los cambios y puedan actuar en consecuencia. Al ser ágiles, las organizaciones pueden ir un paso por delante de la competencia y posicionarse mejor para el éxito a largo plazo.

 

Tiempo de implantación de una organización Agile

El tiempo de implantación de un modelo AGILE puede variar en función del tamaño y la complejidad del proyecto. Sin embargo, hay algunos pasos generales que deben seguirse para que el proyecto tenga éxito. El primer paso es crear una cartera de productos, que es una lista de todas las características que deben implementarse. Hay que establecer un orden de prioridades para que las funciones más importantes se implementen primero. A continuación, el equipo de desarrollo debe crear un backlog del sprint, que es una lista de tareas que deben completarse durante el sprint. El backlog del sprint debe ser alcanzable dentro del plazo del sprint, y debe ser supervisado de cerca para que las tareas puedan ser añadidas o eliminadas según sea necesario. Por último, una vez que se hayan completado las tareas del sprint backlog, hay que hacer una demostración al cliente para que pueda dar su opinión. Después de cada sprint, el backlog del producto debe ajustarse en función de los comentarios del cliente. Siguiendo estos pasos, el tiempo de implementación de un modelo AGILE puede acortarse y el proyecto puede completarse de forma más eficiente.

 

Construyendo una organización Agile

Antes de nada hay que tener bien claro que para construir organizaciones ágiles hay que saber llevar a cabo estrategias de forma dinámica. Todo se basa en testar posibles soluciones e implementar y percibir cambios importantes en el entorno. Estas son, sin duda, las rutinas que las organizaciones ágiles tienen que tener. Pero la cosa no acaba aquí, hay que ser capaz de unirlas y de construir un ecosistema donde encajen a la perfección y que generen sinergias entre ellas.

Las empresas que llegan a ser organizaciones ágiles son aquellas que ven lo que está pasando en el mercado, entienden los cambios y tendencias que se producen y son capaces de tomar decisiones, solo con estas características, estas poseen una ventaja competitiva que es clave con respecto a otras empresas.

El éxito de un buen número de empresas, como por ejemplo Zara, se debe en gran parte a la capacidad que tienen de conocer el comportamiento del consumidor y tomar decisiones al respecto y es que es primordial adaptar la oferta a la demanda del cliente y hacerlo en el menor tiempo posible. Estas empresas llegan a considerar el tiempo como el principal factor, por encima de los costes de producción, increíble, ¿verdad?

La capacidad de responder de manera rápida es un punto verdaderamente importante a la hora de explicar la rentabilidad sostenida de una compañía. Se ha demostrado que aquellas empresas con una rentabilidad superior a la media tienen una característica común en su organización, la agilidad.

 

¿Cómo son las organizaciones ágiles?

Las organizaciones ágiles están centradas en sus clientes y en sus empleados, teniendo una elevada capacidad para reconfigurar no solo la estrategia de la empresa, sino también sus procesos, estructura, personas y tecnología, adaptándose en muy poco tiempo al entorno cambiante. En este tipo de organizaciones, los roles, responsabilidades y las decisiones se distribuyen de una forma horizontal, consiguiendo así mayor iniciativa individual, creatividad y comunicación entre los integrantes del equipo.

En definitiva, las organizaciones ágiles son aquellas que tienen que tener, al menos, tres de las cuatro rutinas clave, que comentábamos al principio del post y que ahora pasamos a contarte con más profundidad.

 

  • Rutina 1: Estrategias dinámicas

Esta es la primera de las cuatro rutinas, la cual consiste en el proceso con el que la organización decide en que productos, servicios y mercados se enfoca, además de como compite en ellos.

Estas compañías ágiles llevan a cabo esta rutina a través de un proceso que está dividido en las siguientes partes: desarrollar la estrategia, gestionar su ejecución y establecer el propósito de la organización.

Para llevar a cabo la estrategia, se necesita, ante todo, establecer la identidad de la empresa, es decir, quien es, que y como lo hace y para qué.

Hay que recordar que en la ejecución de la estrategia es importante no solo el despliegue o la monitorización de esta, sino también, sus continuas modificaciones.

 

  • Rutina 2: Percibir los cambios relevantes

Para que las empresas puedan percibir lo que ocurre en su entorno, es necesario que estas dispongan de estructuras destinadas para ello, además de un personal capaz de aprovechar los puntos de contacto que tienen con el entorno para, de esta forma, poder obtener información relevante. 

La empresa debe crear para ello, estructuras y procesos para que la información pueda fluir, además de un clima abierto, en el que las nuevas ideas y la información aportada, la proactividad, la iniciativa y la transparencia sean recompensadas.

Otra parte de esta rutina es interpretar la información, ya que según la interpretación que se haga se podrán plantear cambios en la estrategia.

 

  • Rutina 3: Testar posibles respuestas

Aprender y hacer pruebas de las nuevas ideas para ver si funcionan. De esta forma, se aprende, se experimenta y si no funciona, se puede mejorar rápidamente sin haberlo lanzado al mercado.

Al mismo tiempo, la empresa asume riesgos y prueba a adaptarse al entorno, iniciando a crear la cultura de la agilidad.

Os comentamos, que esta rutina se compone de tres sencillas partes: establecer test, llevarlos a cabo y aprender de ellos.

Cuando se establecen los test, es bueno formular hipótesis a contrastar, tanto de los criterios de éxito, como de fracaso, ya que de estos también se aprende.

Con la ejecución de los test, obtenemos datos con los que se puede explicar y convencer mejor a la empresa de que realmente vale la pena la propuesta.

 

  • Rutina 4: Implementar

Esta última rutina tiene toda su lógica, puesto que después de estrategizar, percibir y testar, lo único que falta es implementar. Pero… ¿que es exactamente implementar?, ¡no lo confundamos con ejecutar! Implementar es aprender a hacer bien, algo que estás probando por primera vez.

En esta rutina destacan dos partes: la gestión de la implementación del cambio y garantizar que se entrega el valor esperado. 

Por último, hay que analizar bien el proceso y comprobar si se ha conseguido lo que se esperaba.

Incorporando como mínimo tres de estas cuatro rutinas, tu empresa se convertirá en una organización ágil, ampliando así la base de su conocimiento, lo que ayuda en la agilidad de esta.

 

¿Cómo pasar de una organización piramidal a una organización Agile?

La mayor parte de las empresas se componen de una organización clásica, en el que su organigrama se basa en una estructura piramidal, jerárquica, estática y distribuida en silos, donde las decisiones vienen de arriba, de la cima y se trasmiten hacia abajo, a la base de la pirámide.

Este tipo de estructuras jerárquicas y burocratizadas generan fisuras entres los diferentes managers que ordenar y deciden y los empleados que tienen que ejecutar tal cual lo que les dicen, sin poder proponer nuevas ideas o enfocar los problemas de otra forma.

Por el contrario, las organizaciones ágiles están adaptadas para poder responder no solo de forma rápida, sino también efectiva a todo tipo de cambio, ya sean internos o externos, obteniendo, aun así, resultados satisfactorios. Y es que, esta capacidad de respuesta, se logra a través de la adaptación rápida a las necesidades dinámicas de los clientes. 

En las organizaciones ágiles lo que llama la atención es que aquí los roles y las responsabilidades que tiene cada equipo, además de sus miembros, no se definen hasta que el proyecto inicia. Lo que destaca en este modelo de empresas es lo bien que funciona la autogestión anárquica a la vez de la buena coordinación que genera.

La conclusión es que este método funciona porque al descomponerse la empresa en pequeños equipos autónomos, cada miembro posee una responsabilidad directa en el resultado del proyecto, lo que hace que el compromiso de este en la elaboración de su trabajo sea mayor, por lo que lo efectuara mejor, contribuyendo así en los resultados de la empresa.

 

Bibliografía 

The Lean startup, Eric Ries

Enlace a casa del libro  https://tidd.ly/3Uk7htW

El lean startup es un nuevo modelo de negocio que se basa en el principio de iteración y mejora constantes de las metodologías AGILE. El objetivo de una lean startup es crear una empresa que pueda adaptarse rápidamente a las condiciones cambiantes del mercado y a las necesidades de los clientes. Para lograrlo, las startups utilizan una serie de técnicas, como la creación rápida de prototipos, la retroalimentación constante de los usuarios y la toma de decisiones basada en datos. El modelo lean startup ha sido popularizado por las startups de Silicon Valley, pero ahora está siendo adoptado por empresas de todos los tamaños en todo el mundo. La principal ventaja del modelo lean startup es que permite a las empresas fracasar rápidamente y aprender de sus errores. Esto lo convierte en un modelo ideal para las empresas que operan en mercados que cambian rápidamente.

Organizaciones Agiles, Sergi Mussons

Enlace a casa del libro https://tidd.ly/3DWF4Ep

«Sergi Mussons, un ingeniero especializado en el desarrollo de equipos altamente comprometidos, comparte su fórmula para el éxito, que consiste en combinar inteligentemente nuevas estructuras organizativas con un liderazgo de apoyo y técnicas ágiles para conseguir velocidad o calidad en la producción».

El sueño por el que luchan muchos empresarios es el de ser ágiles y decisivos dentro del mundo competitivo de hoy, al tiempo que atienden las necesidades de sus clientes; esto incluye proporcionar líderes suficientes que puedan tomar decisiones rápidamente sin microgestionarlas en el camino, así como organizarse para que sean capaces de ejecutar los procesos con éxito sin importar la tarea.