Modelo i4 de Neuroliderazgo

Para afrontar los retos de un entorno actual cambiante y cada día más complejo necesitamos un cerebro balanceado, ya que interviene en todos los aspectos de nuestra vida. Nuestro cerebro es delicado y limitado, si le cuidamos bien y sabemos cómo funciona es realmente efectivo. La Neurociencia ya nos está aportando cada día más evidencias para abordar esta nueva faceta del liderazgo, tanto para el desarrollo personal como profesional.

El Neuroliderazgo nos descubre a líderes inspiradores con un cerebro totalmente balanceado, un alto nivel de razonamiento moral, que conocen sus valores, viven a través de ellos, son congruentes y saben usar de forma balanceada los dos hemisferios de su cerebro.

neuroliderazgo

El Modelo i4 pone la atención en 3 conceptos diferenciales

  • El buen funcionamiento del cerebro como la mejor herramienta para el líder. Un cerebro saludable y balanceado influye positivamente en el comportamiento de una persona, en su atención, en su memoria en su toma de decisiones y en su efectividad.
  • El foco en el desarrollo de los 4 pilares: integración, inspiración, imaginación e intuición benefician a una persona mejorando sus habilidades más habituales del cerebro como sus capacidad analítica, lógica y pensamiento racional.
  • Incluye la mayor parte de habilidades más valoradas en liderazgo como son balanceo, ética, preparación mental, comunicación, generosidad, coraje, perseverancia, curiosidad, actitud, consciencia influencia y adaptabilidad.

El Modelo i4 de Neuroliderazgo es un modelo de liderazgo personal que da respuesta a la complejidad de un mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo) con sus 4 pilares:

neuroliderazgo-modelo-i4

  • Integración. Habilidad de unificar cerebro, mente y cuerpo.
  • Inspiración como fuente de energía que invita a la colaboración.
  • Imaginación. Habilidad mental que fomenta el pensamiento creativo.
  • Intuición. Habilidad para entender algo instintivamente.
Quizá también te interese