Desde Talenmo Consulting somos conscientes de que el día a día en la oficina puede llegar a desembocar en momentos de estrés. En estos, es imprescindible contar con herramientas eficaces para seguir con la jornada de un modo efectivo y con la motivación que nos hace falta para cumplir nuestros objetivos.

El Mindfulness te puede ayudar a que día a día seas más consciente de los pasos que das en la jornada laboral reduciendo tu estrés y encontrando calma para trabajar.

Se puede meditar de muchas maneras y en el entorno laboral los ejercicios que te vamos a proponer a continuación puedes practicarlos en cualquier momento y lugar. Si te animas a poner en práctica los siguientes 4 ejercicios comenzarás a notar cómo eres más consciente de los pasos que das para llegar a las metas que  tu trabajo exige.

Estos son los 4 ejercicios de Mindfulness más eficaces para combatir el estrés en el día a día laboral.

1) Toma consciencia plena de tu postura siempre que te sientes. Ponte cómodo/a y siente como tu espalda está  en una buena posición y lista para ayudarte a llevar mejor las horas sentado en la oficina.

 

2) ¡Bebe agua! Nuestro cuerpo está compuesto aproximadamente en un 60% por agua. Nuestro cerebro, necesita estar hidratado y lleno de energía y nuestra mente calma y serena. Casi siempre, bebemos agua de forma inconsciente y automática, dedicar 2 o 3 minutos cada hora a beber agua de un modo consciente te reconfortará.

Simplemente tienes que elegir un momento específico cada hora para beber agua. A continuación, servirte un vaso intentando tomar consciencia de todos los movimientos que están involucrados durante este momento. Luego, toma un sorbo e intenta describir el sabor, la temperatura y las sensaciones que despierta. Finalmente, traga el agua percibiendo como desciende por tu garganta y estómago.

3) Toma consciencia de tu respiración. Antes de llegar a la oficina; cuando hayas aparcado en el coche, cuando estés todavía en casa o momentos antes de entrar por la puerta dedícate entre 3 y 5 minutos para tomar consciencia de tu respiración. Esto hará que además de relajarte tomes perspectiva de tu día. Coge aliento y entra a la oficina reconfortado/a y consciente.

4) A veces cuando hacemos balance del día a día nos enfocamos más en los momentos negativos de la jornada que en los positivos. Si antes de dormirte escribes un momento de tu día en el que te hayas sentido pleno y feliz esto te ayudará a conciliar el sueño y a que el día siguiente sientas la motivación necesaria para afrontar el día.

¡Pásate al Mindfulness!