Tras nuestro primer desayuno donde hablamos de nuestra marca como empleador, hemos decido dar un paso más y hablar de la experiencia empleado ¿Cómo se sienten nuestros empleados?
 
Gema González, consultora de Talenmo en experiencia empleado lo tiene claro: La experiencia del empleado no depende del tipo de negocio, ni del sector donde trabajemos sino en el espíritu y la cultura de la empresa. Las empresas competimos por el mismo talento y por eso la oferta de valor a nuestros empleados ya no se basa sólo en un tema de remuneración económica. De la misma manera que el cliente no tiene sólo en cuenta el precio de nuestros productos o servicios nuestros empleados no tienen sólo en cuenta la remuneración económica. Además quien trabaja la experiencia del empleado mejora la experiencia cliente ¿Por qué? No hay mejor embajador de una marca que un empleado satisfecho.  Gema Gonzalez compartió con nosotros estas reflexiones y nos dio tres claves para empezar hoy mismo a trabajar la experiencia empleado.  Trabajar la cultura de la empresa, los espacios físicos y muy importante, la tecnología. Las nuevas generaciones no van a saber que es estar desconectado de la red.
 
 
Enlazando perfectamente con este punto, Luis Solanas, consultor de Talenmo para la experiencia cliente y más concretamente la herramienta la voz del cliente, nos hizo reflexionar sobre cómo podemos mejorar esa experiencia. Básicamente las empresas debemos diferenciarnos de la competencia y establecer vínculos emocionales con los cliente para mantener una diferenciación sostenible en el tiempo.
 
La herramienta La Voz del Cliente nos permitirá conocer sus deseos, su opinión, sus necesidades para poder adaptarnos a ellos.
Otras de las reflexiones que compartimos en el desayuno fue la predisposición de las empresas a estar siempre un paso por delante. Las empresas debemos estar un paso por delante del cliente y no a su nivel ni mucho menos por detrás. Debemos estar muy predispuestos a los cambios ya que hoy en día todo va a gran velocidad y nuestros clientes y sus preferencias también. Debemos tener en cuenta que el consumidor actual es un consumidor excesivamente informado, llegando en algunos momentos a la infoxicación. Esta situación hay que tenerla en cuenta a la hora por ejemplo de medir y de saturar con encuestas a nuestros clientes. De hecho tenemos mucha información de ellos que ni siquiera hemos comenzado a utilizar. ¡Comencemos por lo que ya tenemos! Y una última reflexión es que, la personalización en todos los productos y servicios así como la atención al cliente, se convierte cada vez más es un factor determinante de diferenciación.
 
Aprovechamos estas línea para agradecer a todas las personas asistentes su participación. Vosotros también enriquecéis nuestros desayunos con vuestros comentarios, preguntas y reflexiones.
 
Los Desayunos Talenmo son bajo invitación pero si estáis interesados solicitad la vuestra en comunicacion@talenmo.es