Una de las piezas claves del método de productividad personal Befocus, es la planificación diaria. Es decir, elegir los proyectos y tareas en los que vas fijar tu atención y energía al día siguiente.

Existen diferentes perfiles en relación a la gestión de este pieza del sistema de productividad:

  • Los que directamente no hacen la planificación diaria y van “a machete” todos los días. Os podéis imaginar …¿verdad? > Pierdes foco, no sabes cuál es tu objetivo diario, no tienes la foto del día y tienes más probabilidad de ir apagando fuegos y “quedando a la espera” de lo que suceda.
  • Los que hacen la planificación el mismo día
  • Los que hacemos la planificación diaria el día antes como marca Befocus

No voy a hablar de los beneficios de la hacer la planificación diaria, que son muchos: control, relajación, serenidad, calidad en el trabajo, foco.. No, quiero darte 5 razones, 5 claves de porqué la planificación diaria la debes de hacer el día antes.

Atento/a:

1. Ganas tiempo

El dedicar 10 minutos al final del día a planificar tu día siguiente, a visualizar tus eventos, seleccionar tus proyectos y tareas… hace que desde el minuto uno del día siguiente puedas tener claro en qué quieres invertir tu energía ese día. Evitarás eso de…” a ver qué vamos a hacer hoy”.

2. Menos email

Si tienes claro tus proyectos y tareas del día y donde están tus prioridades diarias, seguro que irás con menos frecuencia a revisar el email “ en busca de trabajo”. Y en lugar de revisar tu email a primera hora, en busca de tareas… a primera hora… ya te has metido con tu tarea de más impacto (TcMI) > Ya la has dejado preparada el día antes 😉

3. Foco

Tener desde el minuto uno, la hoja de ruta clara de tus prioridades diarias, visualizarlos a primera hora de la mañana y tener “esa foto” del día, sin duda ganas en foco, seguro. Más fácil decir que no, cuando tienes claro lo que quieres conseguir, más fácil concienciarte y comprometerte con “ hoy tengo que conseguir…”

“hoy tengo que avanzar en…, aquí tengo que poner toda mi energía”

4. Anticipación

Anticiparse es esto:

  • ¿Tengo todo el material para comenzar mis tareas mañana?
  • ¿Necesito algo extra para completar la tarea “x” ?
  • “Le voy a mandar a Pepe un email para que me pase el último informe de ventas para que cuando me ponga con esta tarea, lo tengo todo.”

Eso es anticipación. ¿Sabes por donde voy?

5. Más ritmo e intensidad

Tener claro tu recorrido del día, hace que tenga claro cuáles son mis 2-3 tareas clave que me van a ayudar avanzar en mis prioridades diarias. Avanzar en esas tareas clave a primera hora impregnará mi día de más ritmo e intensidad. Has ganado inercia.

No se trata solo de preparar, sino de cuándo preparas.

La planificación diaria, como te decía es una de las piezas clave del Método de productividad personal Befocus y como pieza clave requiere interiorizarla y convertirla en uno de los hábitos positivos que te harán trabajar más inteligentemente, vivir mejor e irte antes a casa.

  • José María – consultor sénior de Talenmo en Eficiencia y Productividad Personal
Recent Posts

Dejar comentario