Autor: Pérez María de los Ángeles

4. Proceso de asimilación

La asimilación (del Lat. ad = hacia + símiles = semejante) es un concepto psicológico introducido por Jean Piaget para explicar el modo por el cual las personas ingresan nuevos elementos a sus esquemas mentales preexistentes, explicando el crecimiento o cambio cuantitativos de éste. es.wikipedia.org/wiki/Asimilación_(psicología).

Este proceso se puede ir dando conjuntamente con el proceso de adaptación; puesto q que a medida de que nos vamos adaptando a cada cambio, y a cada aspecto de este cambio; podemos ir asumiendo nuevas posturas, estar razonando los cómo y porque de las situaciones, podemos internalizar las ventajas de estar en esta nueva organización, y podemos internalizar la importancia de tener control sobre este proceso, para poder lograr de que sea menos doloroso el proceso.

cambiar de empleoTambién, podemos ir analizando, el porqué debimos de desprendernos de la organización donde estábamos, analizar porque es importante desprenderse del pasado para así poder adaptarse a esta nueva realidad existente, y también podemos estudiar la forma de cómo hacer mas placentera la forma de integrarnos a este nuevo ambiente, a este nuevo equipo de trabajo, a esta nueva forma de trabajo, y a este nuevo equipo de líderes.

Cuando comenzamos a entrar en este proceso de autoanálisis, y de reflexión sobre cada uno de estos procesos; es cuando estamos marcando una plataforma de conocimientos y experiencias personales, que nos permiten crecer, madurar, avanzar hacia nuevos comienzos, y ha aprender a manejar los cambios de la vida.

Mientras que en estos procesos de desprendimiento y de adaptación respectivamente, comenzamos a darle los ajustes necesarios intentando comprender la situación, y buscar continuamente, la forma de comenzar a decidir aceptarla como tal, estamos contribuyendo a que el proceso de asimilación sea efectivo.

No se puede completar el proceso de asimilación, mientras se mantenga una actitud
inadecuada; tales como.

  • Rebeldía o soberbia,
  • Menosprecio hacia esta nueva organización,
  • Indiferencia o apatía,
  • Depresión y nostalgia,
  • Miedo o pánico por lo nuevo,
  • Falta de interés por un compromiso,
  • Sentido constante de comparación entre lo viejo y lo nuevo, etc.
  • Sentimiento de pertenencia

Las personas no pueden llegar a este paso en su relación con esta nueva organización, hasta que no hayan hecho todos los procedimientos correspondientes al Proceso de Desprendimiento, al Proceso de Adaptación, y al Proceso de Asimilación.

Cuando las personas, se sienten emocionalmente apegadas a la antigua organización, difícilmente pueden sentirse que pertenecen a esta nueva organización; puesto que todavía tienen un vínculo emocional muy especial con la organización anterior y todavía no han logrado desprenderse, mientras no se desprendan, no podrán ajustarse a una nueva oportunidad de pertenecer a otro lugar.

El proceso de asimilación, es sumamente necesario, para poder avanzar en este paso, cuando hayamos asumido esta nueva organización, como necesaria en nuestras vidas, es cuando podemos tomar la postura, de que se haga importante para nosotros, y cuando se vuelve importante para nosotros, es cuando podemos decidir hacerla nuestra.

Este proceso es reciproco, no solamente somos los individuos los que debemos sentir que la organización, tiene un vínculo con nosotros, sino que también hay factores que influyen en cada persona para que ella misma pueda irse sintiendo recibida y asimilada, citemos algunos factores:

  • Que el líder de la organización, manifieste tener compromiso hacia uno,
  • Que el grupo sea receptivo para los nuevos miembros,
  • Que las normas y reglamentos sean fáciles de asimilar y sean absolutamente necesarias, y no sean una obligación impuesta y sin sentido,
  • Que la organización, pueda crear el ambiente necesario, para que la gente pueda irse adaptando, etc.

Cuando la organización, no crea los medios, recursos, y el ambiente necesario, para que los nuevos miembros se vayan identificando con la compañía, todo este proceso es sumamente difícil para todos, tanto para la organización, como para los miembros antiguos de dicha organización, y aún mucho mas para los nuevos integrantes.

Sin embargo, cuando la organización, no crea las condiciones, para que este proceso pueda llevarse a cabo de una manera eficaz, cada persona es responsable de crearlo, aunque no exista. Esto no debe ser un impedimento especial, porque si la persona está segura de que es el lugar donde debe estar, aunque no le agrade la idea, ella misma debe aprender a controlar esos obstáculos y vencerlos, por su propio bienestar y el de los demás.

6. Actitud de compromiso

Es imposible tener una actitud de compromiso, cuando no se siente ningún vinculo o relación de pertenencia hacia una organización, y aunque se asuman cargos, y se realicen funciones dentro de la misma, si no hay compromiso, todas los aspectos de esa relación de trabajo pueden ser considerablemente afectados; la falta de compromiso afecta a muchos aspectos:

  • La relación con sus jefes inmediatos,
  • El cumplimiento de sus funciones,
  • La relación con sus compañeros,
  • El nivel de aceptación por parte del grupo,
  • El proceso de avances y logros dentro de la organización,
  • Su nivel de desempeño,
  • La cantidad y la calidad de los resultados de su trabajo,
  • Su propia importancia para la organización, etc.

Cuando las personas están dentro de una organización y su nivel de compromiso es escaso o nulo, esta situación es muy evidente, y aunque la persona intente hacer que no sea notable, sus mismas acciones harán manifiestas su falta de motivación.

El nivel de compromiso que tiene una persona puede medirse a través de muchas variantes; ejemplo su expresión facial, la energía con la cual la hace, su constancia, su puntualidad, la calidad de su trabajo, su emotividad, etc.

El verdadero compromiso que uno puede sentir por una organización, comienza con su actitud interna y luego se manifiesta en una actitud externa. Principalmente el compromiso comienza involucrando los sentimientos, los pensamientos y las emociones, cuando este compromiso alcanza el máximo nivel internamente es cuando lo podemos manifestar de manera externa.

Una persona puede fingir tener un compromiso, pero si internamente no está comprometido con sus sentimientos, sus pensamientos y sus emociones en ello, la falta de compromiso se dejará ver en cualquier momento.

7. Organización. Conclusiones

Hay muchas razones, por los cuales las personas necesitan cambiar de organización, y muchas veces estos cambios generan incertidumbre, desagrado y las personas se sienten incómodas con este nuevo estilo de vida al que tienen que adaptarse.

En la primera etapa que le toca vivir a la persona, cuando ingresa a una organización, ella puede presentar muchas dificultades para sentirse bien en ese nuevo ambiente, y es por ello, que es necesario de que aprenda a determinar los pasos que debería ir dando para acelerar ese proceso y poder entrar en un nivel mas seguro, sólido y confortable.

La persona debe conocer que debe ir dando pasos firmes que le permitan aprender a manejar la situación de una manera más sencilla, rápida y útil; para ello debe tomar en cuenta de que debe pasar por algunas facetas y aprender a tomar decisiones necesarias en cada una de ellas. Estas facetas son el proceso de desprendimiento, el proceso de adaptación, el proceso de asimilación, el sentido de pertenencia, y la actitud de compromiso.

Cuando una persona pasa por cada uno de estos niveles, de una manera consciente y haciendo uso de todas las estrategias posibles para subir cada nivel de manera segura, esta persona esta garantizándose asimismo el éxito, en esta nueva organización.

Mientras no haga esto e intente pasar de un nivel a otro sin superar el primero, al final los resultados serán desfavorables para todos.

La vida nos trae muchos cambios, y como personas responsables debemos aprender a hacer todas las cosas que nos exigen esos cambios, independientemente de que nos guste o no, siempre es saludable, atrevernos al cambio, y hacer uso de ellos para nuestro favor.

Debemos aprender a tener experiencias nuevas, y a aprender de las experiencias pasadas, sin que ellas sean tropiezo para comenzar unos nuevos rumbos, unas nuevas metas, y unos nuevos sueños.

Estar en una organización, al principio, se convierte en todo un misterio y nos crea muchísima ansiedad e incertidumbre, pero si aprendemos a usar cada etapa de este proceso como un paso hacia delante, podemos lograr muchísimos logros

Quizá también te interese

Dejar comentario