Una visión global de las herramientas LEAN Manufacturing.

Levantina es una compañía internacional de origen español líder mundial en el sector de la Piedra Natural y otras superficies decorativas. Desde su fundación en 1959, la compañía ha crecido y se ha expandido ampliamente, convirtiéndose en un referente mundial en el sector de la piedra, aportando liderazgo en innovación y tecnología. Entre sus mayores activos destaca la gran capacidad de respuesta, al contar con numerosas canteras propias; la competitividad e innovación, resultado de sus 7 centros productivos en los que se desarrolla la tecnología más avanzada; la accesibilidad que permiten los 20 almacenes propios de distribución; y por último, la presencia internacional gracias a la exportación a más de 100 países.

Levantina es una compañía internacional de origen español líder mundial en el sector de la Piedra Natural y otras superficies decorativas.

Desde su fundación en 1959, la compañía ha crecido y se ha expandido ampliamente, convirtiéndose en un referente mundial en el sector

En este proyecto se han implementado y desarrollado herramientas como: 5´s, OEE, TPM, Equipos Autónomos, Visual Management, Dinámicas PDCA, grupos de mejora KAIZEN, SMED, Ishikawa, VSM, etc.

El reto

Rediseñar la función de mantenimiento, aumentar la rentabilidad de Levantina y modificar la cultura de trabajo implicando a toda la compañía y haciéndose responsables de los resultados.
Las funciones de los encargados, mandos o líderes que están al frente de la cadena de mando de las líneas de producción, sigue siendo el problema esencial en las empresas. Y gran parte de este problema está relacionado con la capacidad de liderazgo de los mandos al cargo. El mando además de un buen técnico, debe ser gestor y trabajar para obtener resultados.
 

Cómo se hizo

El reto requería de la implantación de herramientas que mejoraran la productividad, aumentando la disponibilidad de las líneas. Para ello empezamos con la implantación de las 5Ss, consiguiendo mejorar el orden y la limpieza en las zonas de trabajo y estableciendo un protocolo de trabajo con los equipos.

Implementación de un panel de comunicación con resultados y objetivos (visual management) para proyecto, la respuesta rápida de problemas, los indicadores de resultado, estándares y resultados de auditorias, matriz de polivalencia entre otras.
Creación del equipo autónomo de trabajo, que funciona de forma autónoma en la resolución de determinados problemas o en la investigación de mejoras interesantes.

Implementación de TPM preventivo autónomo, con el fin de anticiparse a la aparición de averías en los equipos, evitando altos costos de reparación, paros imprevistos, y mejorando la seguridad y aumentando la duración de los equipos e instalaciones. Y por supuesto, creando un cuadro de mando para el seguimiento del proyecto, para conocer el grado de cumplimiento y evolución de los indicadores.

El éxito del proyecto requería de un cambio en la cultura de trabajo, un cambio de actitudes que teníamos que trabajar a través de la formación y el desarrollo de habilidades de todos los implicados.

A través de un programa específico de liderazgo y comunicación se trabajaron tres ejes fundamentales: la comunicación, la resolución de conflictos y la gestión de equipos.

Comenzamos con una evaluación de competencias que revelase el punto de partida, fortalezas y áreas de mejora sobre las que trabajar.

Además se trabajó la polivalencia a través de tres líneas de actuación: polivalencia de las personas del equipo; formación y crecimiento de acuerdo al Plan de trabajo estandarizado; y el aseguramiento de la integración de las nuevas incorporaciones.

 

El resultado

Se consiguió la mejora visual de la planta, la reducción de paros, el incremento de la disponibilidad de las máquinas, la reducción de los plazos de entrega de producto y reducción drástica en los costes de mantenimiento y consumibles. Todo ello se reflejó en el incremento importante de la productividad media m²/h en un año.

A través de la formación de los equipos, consiguieron adquirir habilidades para restaurar relaciones difíciles o deterioradas, prevenir situaciones conflictivas y llegar a acuerdos satisfactorios a los intereses de los implicados. Se sigue trabajando con la formación, porque el aprendizaje es continuo. Además se afianzaron los valores corporativos.