Actualmente, las metodologías Lean StartUp y Design Thinking se han convertido en metodologías básicas para cualquier emprendedor. Ambas metodologías se basan en reducir la incertidumbre y nivel de riesgo del proyecto. Comparten un enfoque centrado en los usuarios y/o clientes.
  
A continuación trataremos de introducir brevemente la metodología Design thinking, haciendo referencia a los aspectos básicos que los definen.
  

Design Thinking

La metodología Design Thinking se originó en los años 70, en Standord University (California). En un principio se utilizó únicamente con fines comerciales, no obstante, más tarde se fue extendiendo, viendo su aplicación de innovación en las empresas.
  
Al igual que el Lean StartUp, el Design Thinking se centra en los usuarios y/o clientes. Se trata de una metodología para generar ideas innovadoras. Por ello, pretende conocer a las personas o usuarios desde un punto de vista práctico y real. Centra su eficacia en entender y dar solución a las necesidades reales de los usuarios.
  
design-thinking-talenmo

El proceso de Design Thinking consta de cinco etapas no lineales, ya que en cualquier momento se puede ir hacia atrás o hacia delante si la empresa lo considerase oportuno:

      

  • Empatía. El proceso comienza con una profunda comprensión de las necesidades de los usuarios implicados en la solución que se esté desarrollando.
  •   

  • Definición. Cribar la información recopilada durante la fase de Empatía y seleccionar lo que realmente aporta valor.
  •   

  • Ideación. Generación de las máximas opciones posibles, mediante un pensamiento expansivo y rechazando juicios de valor.
  •   

  • Ideas reales. Se elaboran prototipos para una mejor visualización de las ideas y posibles soluciones. Durante esta etapa se analizan los elementos que se deben mejorar o refinar antes del resultado final.
  •   

  • Puesta en marcha de los prototipos elaborados con los usuarios implicados en la solución que se esté desarrollando.
Quizá también te interese