Desde nuestra consultoría queremos hacer hincapié sobre otra de las herramientas Lean que se puede realizar en entornos producticos, el método SMED.

El Método SMED es una herramienta de mejora continua o una metodología de Lean Manufacturing que busca reducir el tiempo de cambio de referencia en máquinas de entornos productivos.

Es decir, el tiempo que transcurre desde que se produce de manera correcta una última pieza hasta que se produce correctamente la primera pieza del siguiente producto. Para decirlo más sencillamente el método SMED están orientado a reducir el tiempo que se dedica a cambiar de pieza fabricada.

Objetivos del método SMED

  • Crear la posibilidad de producir mediante lotes más pequeños sin afectar el costo final
  • Disminuir el inventario y la cantidad
  • Calidad del producto mejorada
  • Reducir tiempos, material,etc..
  • Mejorar en el tiempo de entrega del producto

 

El método SMED sigue una serie de pasos:

    1. Preparación: Conocer el producto, maquinaria, disctribución, etc… Obtener datos de los tiempos de preparación.

 

    1. Investigar la actividad donde se va a centrar el taller SMED: Detalles de todas y cada una de las actividades que se realizan durante el proceso. En el caso de que intervengan en él varias personas todas deberán ser grabadas.

 

    1. Separación de lo interno y externo: En éste punto los miembros del equipo van repasando caca una de las anteriores actividades para identificar aquellas que pueden ser externas.

 

    1. Organización de las actividades externas: En éste punto el equipo debe de planificar con el objetivo de que todas las actividades externas estén preparadas en el momento que vaya a comenzar el proceso de cambio de referencia.

 

    1. Reducción del tiempo de las actividades internas: En éste punto el equipo debe de idear mejoras para reducir los tiempos de ejecución de las actividades internas.

 

  1. Seguimiento: En ésta última etapa es importante realizar el seguimiento para ver si el nuevo método definido sufre variaciones y si así es, tomar sus acciones correctas.

 

En definitiva, la clave del método SMED está en identificar esas actividades que son internas y externas, separarlas, para convertir la mayor parte de esas actividades, y así perfeccionarlas para optimizar al máximo la operación.