Aunque muchos consideren a la gestión del talento como otro de los términos empleados en Recursos humanos, la realidad es que se trata de un aspecto muy relevante para las empresas. De hecho la gestión del talento es el compromiso de la organización tanto para reclutar, retener y desarrollar a los trabajadores más talentosos disponibles en el mercado de trabajo. La gestión del talento es un término útil cuando se describe el compromiso de la organización para contratar, gestionar y retener a los empleados con talento. Comprende además, todos los procesos de trabajo y los sistemas que están relacionados con la retención y el desarrollo de una fuerza de trabajo superior.

Gestión del talento

Al parecer la diferencia entre la gestión del talento enfocada a profesionales y organizaciones, de las empresas que utilizan terminología como la gestión del capital humano o la gestión del rendimiento, es el enfoque en el papel del gerente, a diferencia de lo que sucede con la dependencia de Recursos Humanos para el ciclo de vida de un trabajador dentro de la empresa. Quienes ponen en práctica otras dos estrategias de desarrollo y retención de empleados podrían argumentar que la gestión del rendimiento ofrece mejores prácticas solo que lo llaman por un nombre diferente.

La gestión del talento da a los gerentes una función y una responsabilidad significativa en el proceso de contratación, así como en el actual desarrollo y retención de los trabajadores superiores. De hecho en algunas empresas, solamente los mejores empleados se incluyen en el sistema de gestión del talento, mientras que en otras organizaciones cada uno de los empleados es incluido en el proceso. Además, la gestión del talento debe considerarse como una estrategia de negocio y en consecuencia incluirse plenamente en todos los procesos relacionados con los empleados de la compañía.

También hay que entender que atraer y retener a los empleados con mejores habilidades en un sistema de gestión de talento, es el trabajo de todos los integrantes dentro de una organización, pero especialmente de los gestores que han de informar del personal con talento. No solo eso, una estrategia eficaz también debe incluir el intercambio de información sobre los empleados más talentosos y sus posibles trayectorias profesionales en toda la empresa. Con esto se permite a los diferentes departamentos identificar el talento que está disponible cuando las oportunidades se presenten.

Además, en las grandes empresas, la gestión del talento requiere de Sistemas de Información de Recursos Humanos que se encargan de rastrear la trayectoria profesional de los empleados, así como de administrar las oportunidades dentro de la empresa para aquellos trabajadores con mejores habilidades o talentos.

Como conclusión se puede decir que cuando la gestión del talento se maneja estratégicamente, fluye desde la misión, visión, valores y metas de la organización. Con esto se les permite a todos los empleados ver donde ellos pueden ajustar dentro de la empresa y al mismo tiempo les permite participar en la dirección general de la empresa. Desde la perspectiva de estrategia, un sistema eficaz de gestión del talento ayudan a los trabajadores esenciales a sentirse como si fuesen parte de algo más grande que su trabajo actual.

 

Quizá también te interese

Dejar comentario