¿Te has bloqueado alguna vez teniendo la sensación de que la solución que tienes que dar a cierto problema necesita una solución alternativa? En Talenmo, ¡Te ayudamos a desbloquearte!

Mauro Rodríguez, Doctor Honoris Causa por el New York College of Pediatric Medicine,  define la creatividad como el proceso que se desarrolla en el tiempo y que se caracteriza por la originalidad, por la adaptabilidad y por su capacidad de producir cosas nuevas y valiosas.

En un mundo tecnológico donde los trabajos que antes se realizaban de forma totalmente manual han sido sustituidos por robots y máquinas, nos encontramos en un panorama laboral donde cada vez se le da más importancia a la innovación. Hoy en día, son precisamente los perfiles creativos los más demandados y buscados por los mejores “recruitment managers”. Así, ya no solo personas cualificadas sino con ganas de aportar un valor único a las empresas, que mejoren los procesos productivos o  cualquier ámbito en que la empresa pueda volverse más inteligente son la apuesta de valor de muchas organizaciones en estos momentos.

“Son precisamente los perfiles creativos los más demandados y buscados por los mejores Recruitment Managers”

A continuación te damos las claves para que investigues tu potencial creativo, que estamos seguros de que es muchísimo.

Antes de empezar a explorar tu faceta más innovadora, cabe destacar que la creatividad se expresa en cualquier disciplina, en cualquier puesto de trabajo, y por supuesto cualquier individuo está capacitado para actuar de forma creativa en múltiples ámbitos de su vida laboral y personal. Así que no te preocupes si en algún momento te sientes bloqueado, pues como ser humano tienes también la condición de ser creativo, solo tienes que explorar el modo de sacar y ordenar todas tus ideas.

Cuida la manera de alimentar tu mente.

Los pensadores creativos leen constantemente para alimentar su mente con nuevas ideas y conceptos. Ellos seleccionan cuidadosamente qué van a leer y por qué lo van a hacer. Muchas veces es más importante tomar un tiempo para elegir cierta lectura; ya sea una revista sobre temas variados, una biografía, o un buen libro de ficción, que leer mas. La inspiración no llega por arte de magia, pero lo que está claro es que si sabes donde quieres llegar, una lectura relacionada puede ayudarte a conseguir soluciones originales a problemas farragosos.

Aparca lo lógica y la rutina en tu forma de pensar.

El pensamiento tradicional no es ni mejor ni peor. Simplemente, no es lo que estamos buscando potenciar. Muchos trabajadores realizan sus tareas de forma mecánica y rutinaria. Ponen el piloto automático en sus mentes sin pararse a pensar que un punto de vista crítico o creativo en ciertos momentos puede ser la clave para conseguir resultados mucho mejores.

¿Sigues creyendo que haciendo lo mismo vas a obtener mejores resultados? ¡Arriésgate!

Potencia tu espíritu curioso.

La curiosidad es la génesis del pensamiento creativo. A partir de aspectos de la realidad aparentemente irrelevantes, pueden surgir ideas, dudas, planteamientos, conexiones conceptuales…

Todo aquello que nos llama la atención puede ser un estímulo para plantearnos nuevas realidades o posibilidades, nos empuja a informarnos y a establecer un criterio sobre las cosas. Si estás en un momento en el que necesitas soluciones creativas y estas bloqueado/a ve al cine a ver la película que hace mucho tiempo que deseas ver, ponte ese disco que hace que bailes, pienses y sientas, ve a la nueva exposición de arte de tu ciudad, o simplemente sal a la calle a dar una vuelta. Esto hará que tu mente reciba estímulos diferentes y por ende, empiece a pensar de un modo distinto.

Dótate de herramientas para pensar diferente y “fuera de la caja”

Muchas veces no solo es cuestión de elegir un buen libro, cambiar de estímulos o intentar salir de la rutina, hay muchas herramientas a tu disposición que puedes usar para estimular el desarrollo de ideas revolucionarias.

Una de las herramientas más poderosas para pensar de forma creativa son los mapas mentales. Un mapa mental es una técnica gráfica de organizar las ideas y de conectarlas visualmente creada por Tony Buzan, donde se parte de un nodo central y se despliegan las ideas como las ramas de un árbol en forma radial. Esta forma de organizar las ideas rompe con el pensamiento lineal y nos ayuda a crear conexiones nuevas entre nuestras ideas. Los mapas mentales, al ser una herramienta gráfica, promueven el uso del hemisferio derecho de nuestro cerebro, el cual está asociado con el pensamiento visual y el pensamiento creativo.

Además de los mapas mentales existen técnicas como TRIZ o la técnica del pensamiento lateral que harán que dejes de pensar con límites.

Deja madurar tus ideas.

Las ideas no nacen en un solo día. Las ideas, igual que las personas, tienen un ciclo vital. Nacen, crecen, se reproducen, y mueren. Cuando nacen, pueden ser un poco débiles y no valerse por sí mismas, por eso hay que dejar que se desarrollen, poco a poco y sin presión.

Con el tiempo, las ideas que te vayan surgiendo tienen que madurar y amoldar a la realidad, convirtiéndose en útiles, adecuadas y abordables.  Lo ideal es seguir trabajando duro hasta que las buenas ideas y vibraciones alcanzan nuestras expectativas. Por último, ¡mantente activo! El trabajo estimula la creatividad; la inacción solo la desincentiva y nos vuelve pasivos ante los retos diarios.